Mantener la Perspectiva


USA Baseball

Los deportes pueden hacer aflorar el espíritu competitivo en todo el mundo. Puede ser fácil hacerse emocional cuando su hijo está en situaciones de alta presión, como ser el bateador en la parte baja de la séptima entrada, con dos outs y un corredor en tercera base cuando hay un empate. Muchas veces los padres están orgullosos de los éxitos atléticos de sus hijos cuando, por ejemplo, su hijo golpee la pelota en esta situación, pero demasiado a menudo muestran emoción negativa cuando su hijo poncha. Si el éxito de su atleta se vincula a su autoestima como padre, o si usted tiene grandes esperanzas que su hijo juegue a niveles más altos, las reacciones emocionales y el espíritu deportivo malo son más probables.

En última instancia, el béisbol es un juego. Debe ser divertido y agradable para todos que están involucrados. En un año, no importará si alguien hizo un error en la segunda entrada del partido de hoy.

Entonces, ¿cómo sabes si has perdido la perspectiva en los deportes juveniles? Una manera de averiguar es preguntar a un entrenador o un padre que te conoce, que te ve en los partidos y en que tienes confianza. Otra manera es vigilar para estas señales de aviso:

- Las conversaciones en casa se dominan por el béisbol. O se pasan horas en analizar y descomponer a los oponentes, o en darle comentarios a su hijo sobre su desempeño en el último partido o entrenamiento.
- Su hijo pasa poco tiempo con sus amigos debido a la cantidad de tiempo que se dedica a los deportes, aparte de los partidos y los entrenamientos, que limitan la actividad social.
- La competencia y el desarrollo de talento se han quedado relegados a la educación de su hijo.
- Durante los partidos o entrenamientos, su hijo mira a usted a menudo para recibir su aprobación.
- Tu hijo se pone demasiado nervioso cuando juega o cuando entrena, especialmente en frente de usted.
- Discusiones entre usted y su hijo se relacionan a menudo al béisbol o a otros deportes.

Cuando cree usted que se está poniendo demasiado nervioso sobre un partido, trate de dar un paso atrás. Para ayudarle a mantener la perspectiva durante un partido o un entrenamiento, siga estos consejos:

- Antes de los entrenamientos y los partidos, tómese un momento para recordarse del significado verdadero de los deportes juveniles. Piense en cómo usted puede animar a su hijo a través de la positividad y la tranquilidad.
- Si se pone demasiado nervioso durante un partido, trate de conversar con otro padre sobre cualquier tema, salvo el béisbol y los deportes. Si eso no ayuda, trate de dar un paseo corto para separarse del partido y para darse suficiente tiempo para tranquilizarse.
- Cuando su hijo está el foco de atención (recuérdese de nuevo de la situación de la parte baja de la séptima entrada) póngase tranquilo. Si su hijo le echa una mirada a usted durante la situación de alta presión, debe ver que usted está relajado y que usted confía en él.
- Respirar hondo del estómago siempre ayuda a calmar los nervios, y también puede ayudar a recordarse que usted es siempre un ejemplo para su hijo. Si usted está tranquilo, es probable que su hijo esté tranquilo también.

Los deportes juveniles tienen la potencial de ofrecer beneficios tremendos a su hijo, pero es la responsabilidad de usted de asegurar que su hijo tenga una oportunidad justa a través de mantener la perspectiva que el béisbol es un juego. No es la última palabra, y ¡definitivamente no es el trabajo de su hijo! Si usted mantiene la perspectiva que el béisbol, y todos los deportes juveniles, son solamente juegos, es probable que su hijo no sólo disfrute de los deportes, sino que reciba también todos los beneficios que pueden ofrecer los deportes.